El egoísmo…..

By: Sri Chinmoy

El egoísmo estropea el fértil terreno de la aspiración y lo vuelve yermo.  Pero la devoción a Dios enciende la llama ascendente de la aspiración, creando en Dios un nuevo mundo para el aspirante y en el aspirante un nuevo mundo para Dios.
Oh Amado Supremo mío, incluso si no satisfaces mi búsqueda de la unidad, no importa.  Tan sólo deja que la llama de mi anhelo de unidad contigo arda por siempre y por siempre dentro de mí.  En el mundo interno, todo lo que tengo eres Tú.  En el mundo externo, todo lo que necesito eres Tú.  Que mi mundo interno y mi mundo externo puedan devenir en uno.  En su unidad alcanzaré la satisfacción, que es la perfección misma.  ¡Unidad, unidad, unidad!

Yo pienso en Dios
porque Le necesito inevitablemente.
Dios piensa en mí
porque me ama sin descanso
y sin condiciones.

Anhela algo divino y comenzará inmediatamente a aproximarse hacia ti.

¿Dónde está Dios?  ¿Quién es Dios?  ¿Cómo realizar a Dios?  Todas estas preguntas pueden ser contestadas fácilmente si escuchamos los dictados de nuestra alma.  Con la oración y la meditación podemos sumergirnos profundamente en nuestro interior y escuchar el mensaje constante del alma, y desde el alma el mensaje perenne de la luz, la verdad y la dicha.  Mediante nuestra oración y meditación podemos encarnar la paz, la luz y la dicha en medida infinita, y entonces, igual que el alma, podemos disfrutar también la Inmortalidad aquí en la Tierra, como ya la disfrutamos en el Cielo.

Mi Señor
todo mi ser
se muere por asir Tus Pies
como su única satisfacción.

You may also like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *