El escozor del Derviche

Sent: My Partner

Estaba pacíficamente sentado un derviche a la orilla de un río cuando un transeúnte que pasó por allí, al ver la parte posterior de su cuello desnudo, no pudo resistir la tentación de darle un sonoro golpe había producido en el cuello del derviche, pero éste se dolía del escozor y se levantó para devolverle el golpe.

Espera un momento, dijo el agresor.

Puedes devolverme el golpe si quieres, pero responde primero a la pregunta que quiero hacerte. ¿ Qué es lo que  ha producido el ruido mi mano o tu cuello?

Y replico el derviche. Respóndete tú mismo. A mí, el dolor no me permite teorizar. Tú puedes hacerlo por que no sientes lo mismo que yo.

Cuando se experimenta lo divino, se reducen considerablemente las ganas de teorizar

You may also like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *